Fuera arrugas y estrías con manteca de Karité

Fuera arrugas y estrías con manteca de Karité
17 mayo, 2018 Rosa Aguilar

La manteca de karité es un tipo de aceite vegetal que se ha hecho muy popular en todo el mundo por sus múltiples aplicaciones en la cosmética. Se trata de una de las mejores alternativas para el cuidado de la piel y el cabello, un producto 100% natural que se obtiene de los frutos del árbol de karité, a través de un proceso que extrae toda su grasa, y que aporta una gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes que, sin causar efectos adversos, previene el envejecimiento y protege frente a las agresiones externas. Además, destaca por su capacidad para hidratar la piel, mejorando su elasticidad y protegiéndola frente a los efectos negativos de los radicales libres, y se considera un antialérgico suave que disminuye el enrojecimiento, la comezón y otros síntomas comunes de las pieles más sensibles.

Beneficios y aplicaciones de la manteca de karité

Gracias a su textura semisólida, similar a la del aceite de coco, la manteca de karité se puede aprovechar para varias aplicaciones en la cosmética y destaca por su amplia gama de beneficios:

  • Previene las estrías: es idónea para disminuir y prevenir las estrías que se forman durante el embarazo y la lactancia (también ayuda a evitar las grietas e infecciones en los pechos). Sus compuestos hidratantes estimulan la elasticidad de la piel y la protegen del rompimiento de las fibras.
  • Protege la piel del bebé: excelente opción para cuidar la piel del bebé y reducir los enrojecimientos que les causan los pañales.
  • Protector labial: Sus antioxidantes y compuestos hidratantes estimulan la eliminación de células muertas y dan un aspecto renovado y saludable.

  • Crema hidratante: Los ácidos grasos de la manteca de karité, sumados a sus antioxidantes, son idóneos para humectar y proteger zonas secas de la piel como es el caso de los codos, las rodillas y los talones. Su uso continuo proporciona suavidad, elasticidad y una barrera protectora frente al daño oxidativo que generan los radicales libres del ambiente. Por si fuera poco, su acción regeneradora contribuye a mejorar el proceso de cicatrización y curación de heridas.
  • Acondicionador natural: Bien sea solo o combinado con otros ingredientes naturales, este producto nos sirve como acondicionador y regenerador capilar. Sus propiedades disminuyen el impacto negativo de los rayos UV del sol sobre el pelo y restauran la estructura del mismo, que se ve afectada por la contaminación. Su uso regular mantiene la melena brillante, desenredada y con más volumen.
  • Desmaquillante y exfoliante: su textura facilita la eliminación de los productos de maquillaje y a diferencia de las leches y cremas limpiadoras no contiene químicos irritantes y tampoco altera el pH natural de la piel. Aunque no está recomendada para aquellos que padecen de exceso de producción de grasa en su piel, la manteca de karité puede servir como base para preparar un exfoliante. Al mezclar un poco del producto con arcilla verde o azúcar obtendremos un potente eliminador de células muertas e impurezas.
  • Protector solar: Su aplicación disminuye los efectos negativos del sol y previene imperfecciones como las arrugas prematuras, las quemaduras y las manchas.

  • Para deportistas: Es muy efectiva para las articulaciones de codos y rodillas, dedos de los pies, talones y uñas, por lo que es muy recomendable para antes y después del ejercicio deportivo ya que elastifica la piel y suaviza las callosidades en un par de aplicaciones. El Karité aportará una recuperación más rápida del músculo mejorando el drenaje y la eliminación de toxinas.

Para probar todos estos beneficios, sólo tienes que hacer clic en la tienda de Arahí.

 

Fuente: https://mejorconsalud.com

Comments (0)

Dejar una respuesta