Razones para tomar té o infusión a diario.

Razones para tomar té o infusión a diario.
23 febrero, 2018 Rosa Aguilar

Que el té y las infusiones son de las bebidas más saludables que podemos tomar, no nos queda ninguna duda. Pero, al ser remedios naturales, también sabemos que debemos ingerirlas con cierta regularidad para que sus beneficios se noten en nuestro organismo. Esta constancia es clave y determinante para aprovechar las múltiples propiedades que contienen y para que el placer diario de tomarlas se deje notar en nuestra salud.

No pierdas detalle de estas  razones para tomar infusión regularmente:

Los beneficios de esta bebida natural son de sobra conocidos y difundidos por los amantes del té a nivel mundial. Sea cual sea el tipo de té que tomemos, las hojas que se infusionan pertenecen a un mismo arbusto: Camellia sinensis. Esto hace que todas las variedades de té, o casi todas, posean unas propiedades relativamente comunes.

  1. El té es una fuente inagotable de antioxidantes y ayuda a mantenerte joven. Esto implica que, tomando esta bebida natural, evitamos que la acción de los radicales libres dañe nuestras células.
    Erróneamente se cree que el té verde es el que posee más antioxidantes de entre todas las variedades pero, en realidad, es el té blanco el auténtico rey del poder antioxidante. Estas moléculas activan el sistema de defensa de nuestro cuerpo, siendo de excelente ayuda para combatir también las alergias que tanto nos molestan durante los cambios estacionales. El té verde no sólo nos ayuda a evitar el moqueo y los estornudos, también evita que se nos caiga el pelo en exceso: estimula su crecimiento y alarga los folículos pilosos.
  2. Es un excelente sustitutivo del café por las mañanas. El té contiene teína, que es la misma sustancia que la cafeína, pero carece de nocivos efectos secundarios como la ansiedad o el nerviosismo. El té negro es, sin duda, el que más teína contiene, lo que le lleva a convertirse en tu mejor aliado por las mañanas.
  3. El té es una inmejorable opción para controlar la diabetes. Entre las propiedades que hacen del té una opción recomendable para prevenir y tratar esta enfermedad se encuentra la de regular el nivel de azúcar en sangre y aumentar la segregación de las células pancreáticas. El té verde es uno de los mejores reguladores del nivel de glucosa, lo que lo hace especialmente recomendado para la diabetes tipo 1. Mientras que el té negro mejora la segregación de las células del páncreas, lo que lo hace especialmente beneficioso para la diabetes tipo 2.
    Seguramente no lo sabías, pero la infusión de manzanilla es también muy recomendable para tratar y paliar esta enfermedad crónica.
  4. Si quieres adelgazar ¡No olvides tu taza de té diaria! El té es el complemento ideal para las dietas de adelgazamiento, porque facilita y acelera la termogénesis. Sus propiedades también permiten que las reservas de grasa del hígado se reduzcan y la actividad del metabolismo basal aumente.
  5. Después de una buena comilona, el té es la bebida que no debes pasar por alto. Facilita las digestiones, reduciendo los incómodos gases y la hinchazón de estómago. Los tés con menos teína son los más apropiados para reducir esta sensación de malestar y pesadez, por lo que los mejores para una digestión eficaz y saludable son el té amarillo y el té blanco; bebidas ambas excelentes para evitar aquellos síntomas más molestos como la acidez, el reflujo y la inflamación del abdomen.
    Si eres más de infusiones, la infusión de hinojo es una de las más útiles para tratar estos trastornos, ya que estimula y facilita la expulsión de gases. Por otro lado el jengibre en infusión también tiene propiedades medicinales y estimula la producción de jugos gástricos y biliares, así como de la saliva.
  6. El té y las infusiones también son unos buenos aliados para tu salud bucodental: si lo tomas después de las comidas, tus encías y tus dientes te lo agradecerán. Verás que con el tiempo tu boca se mantiene sana, sin caries y evitarás las enfermedades periodontales más comunes como la gingivitis.
  1. Los tés y las infusiones son muy bajos en grasa y no tienen azúcares. Son las bebidas más sanas que podemos encontrar en el mercado y son muy versátiles: puedes acompañarlas tanto con leche como con agua. Si eres de los más tradicionales, quizá mezclar el té y la leche no va contigo, pero estamos seguros de que eso es porque no has conocido el té chai, nuestra novedad este mes en Arahí. Con especias como el cardamomo o la canela, mezclar este té negro con leche es uno de los sabores más especiales que vas a probar nunca.
  2. El té es también es un gran aliado para activar la circulación, por lo que, además de deshinchar las extremidades de tu cuerpo, verás como la aparición de varices y arañas vasculares se reduce, mejora la dilatación de los vasos sanguíneos y previene los infartos y los ataques cardíacos.
  3. Son una de las mejores opciones para relajarte y prevenir la ansiedad. Ya sea con una taza de humeante en invierno o helada en verano, te sentirás mucho más desestresad@. Las infusiones que contienen melisa o valeriana, como dulces sueños, también son una buena opción para despejar tu mente y tus sentidos, sobre todo antes de ir a dormir o a media tarde cuando hayas terminado tu jornada laboral.

 

Fuente: aromasdete.com

Comments (0)

Dejar una respuesta