CUIDADOS EN VERANO PARA EMBARAZADAS

CUIDADOS EN VERANO PARA EMBARAZADAS
2 agosto, 2019 Rosa Aguilar

Sensación de sofoco, pesadez de piernas, picores, hinchazón, insomnio Son muchas las personas que piensan que estar embarazada en verano, y además en los últimos meses del proceso, puede ser una auténtica tortura. Sin embargo, y aunque pueda parecer que esta estación del año solo presenta inconvenientes para las mujeres encinta, los meses de la época estival también cuentan con muchas ventajas. Basta con tomar las precauciones pertinentes, tener en cuenta una serie de recomendaciones con las que hacer más llevaderas las altas temperaturas y, por supuesto, presumir de barriguita.

  • Evitar las altas temperaturas

 Las temperaturas elevadas pueden afectar negativamente a tu salud. Es importante evitar una exposición directa al sol prolongada en las horas de mayor radiación y tomar el sol en un lugar que tenga posibilidad de sombra, como árboles o sombrillas. Además, es fundamental utilizar un sombrero, gorra o cualquier otro accesorio que sirva para protegerse la cara y aplicarse una buena protección solar con factor alto para evitar que aparezcan manchas oscuras en la piel, como cloasmas o melasmas, más habituales en mujeres embarazadas debido a factores hormonales.

  • Hidratarse

 La sensación de calor aumenta durante el embarazo, especialmente en verano. Beber mucho líquido, principalmente agua, es fundamental para hidratar el cuerpo y evitar la retención de líquidos en el organismo tan propia del embarazo. Se recomienda consumir al menos dos litros de agua diarios.

  • Alimentación fresca y saludable

 Para combatir el cansancio de toda la jornada, es esencial comenzar el día con un desayuno que nos recargue las pilas, que incluya cereales, lácteos y fruta fresca. En los meses más calurosos, se deben evitar las comidas copiosas y apostar por las frutas y verduras como grandes aliados de la dieta de una embarazada. Puedes consumir las piezas enteras o bien en su versión más refrescante en forma de ensaladas, batidos, gazpachos, helados o granizados.

  • Practicar ejercicio moderado

 El verano es una época ideal para descansar, pero también para realizar ejercicio moderado. Puedes probar con sencillas tablas de ejercicios en el agua, que aliviarán las piernas cansadas y activarán la circulación, practicar la natación convencional, realizar caminatas en plena naturaleza o apostar por otros deportes y técnicas de relajación, como yoga o pilates al aire libre.

  • Usar ropa ligera y calzado adecuado

 En verano más que nunca es importante apostar por el bienestar y la comodidad. Para evitar las molestias propias del embarazo, opta por ropa ligera, tejidos naturales y transpirables, que no se ajusten al cuerpo. Es recomendable escapar de los pantalones, los colores oscuros y las texturas rígidas. ¿Ideas? Faldas largas, vestidos fluidos y blusas vaporosas, acompañados por calzado cómodo, como sandalias planas.

  • Cuida tu piel durante la gestación

 Los cambios hormonales durante el embarazo causan sensibilidad en la piel, por lo que es más vulnerable a las exposiciones al sol. Por consiguiente, se presentan diferentes alteraciones en la piel, como manchas oscuras en el rostro y cuello.

Para afrontarlas, es vital usar protector solar de amplio espectro e hidratar diariamente la piel. Además, como mencionamos antes, evita exponerte al sol durante las horas centrales.

 

Fuente: https://www.hola.com

Comments (0)

Dejar una respuesta