La edad en tus manos

El rostro uno de los sitios predilectos para el cuidado de la piel femenina: arrugas, ojeras, manchas y otras imperfecciones generadas por el tiempo, son puntualmente atendidas.

No obstante, la dermatóloga Mary Carmen Sánchez, afirma que la piel de todo el cuerpo envejece a partir de los 20 años, y sólo un número reducido de mujeres le brinda cuidados especiales a sus manos, las cuales son un reflejo inquebrantable del paso del tiempo.

Por tanto, “la piel de las manos refleja no sólo tu edad, sino también tu ocupación y las decenas de actividades que diariamente llevas a cabo. Así que es fundamental cuidarlas”, explica Sánchez.

“Conforme envejecemos, la piel de las manos se ve menos tersa, suave y elástica; incluso adelgaza al tiempo que los vasos sanguíneos y los ligamentos que la integran se vuelven más evidentes. La grasa se va atrofiando y la mano se ve con un aspecto más esquelético”, puntualiza la experta.

Entre las lesiones comunes de la piel por el paso del tiempo están: pecas, diversos tipos de queratosis (manchas), arrugas, pérdida de la lozanía y reducción de la hidratación, entre otros.

Para prevenir el reflejo del paso del tiempo, la dermatóloga recomienda utilizar cremas humectantes para evitar que la piel se deshidrate, agriete y cause dolor. Así como aplicar filtro solar durante el día, para evitar el daño del sol.

Estamos en una época del año en la que las manos sufren especialmente por el frío, provocando que se resequen creando un tacto nada agradable. Por ello, la crema nutritiva y reparadora de manos de Arahí, fabricada a partir de ingredientes naturales, es la solución perfecta para incluirla en tu rutina de higiene y cuidados de la piel, asegurándote que ni el frio ni el calor dejarán efectos en tus manos.

 

Fuente: salud180.com

También puede interesarte…